El Jardín de Jazmín: opciones veganas que te sorprenderán

 

Siempre estoy buscando platos que me hagan vivir nuevas experiencias. Es por esta razón que decidí probar las opciones veganas de El jardín de Jazmín, un lugar del que me habían hablado muy bien sobre la presentación y el sabor de sus platos.

Llegamos al restaurante y nos encontramos con un ambiente lleno de color, con pinturas y adornos que le dan vida a cada uno de sus espacios. Al ser nuestra primera visita en este lugar, decidimos empezar con varios platos para tener una idea más completa de la propuesta de El Jardín de Jazmín.

Empezamos con uno de sus platos emblema:  Champipapa Especial, que consiste en papas nativas con finas especias, champiñones al grill, salchicha vegana y palta. Lo que más me causaba curiosidad de este plato era la salchicha, pero si no me decían que era plant-based, jamás lo adivinaba por lo rica y parecida a las salchichas clásicas. Además, el plato llegó acompañado de una salsa estilo huancaína que estaba 10 puntos y una salsa BBQ que también combinaba perfecto con todos los elementos. Pero ojo, es un plato bien taypá, por lo que es ideal para compartir.

Seguimos con unas Quesadillas de hongos con guacamole y pico de gallo. El relleno en este plato era realmente generoso. Además, llegó junto a una salsa ligeramente dulce que hizo resaltar el sabor de los champiñones y pimientos salteados. Cabe destacar, que su guacamole y pico de gallo me encantaron por su buen balance y consistencia.

Luego, probamos un Mantra Bowl, que consiste en ensalada de temporada, nuggets de quinua en salsa de nueces, palta y champiñones al grill. Un plato realmente completo, saludable y rendidor. Lleva quinua tanto en los nuggets como en la ensalada con tomate y pepino, lo cual es una combinación buena y refrescante. Cada elemento del bowl se mezclaba muy bien, resultando en un plato contundente y variado.

Finalmente, probamos de postre un Tiramisú completamente vegano, que a decir verdad me agradó bastante. El bizcocho era húmedo, esponjoso y con el toque preciso de café que combinaba bien con cada capa. Lo mejor es que no empalaga y es una porción de buen tamaño.

Todo lo acompañamos con dos bebidas; una refrescante Limonada de Lavanda y un Bubble Tea Buena Vibra, que consta de té jazmín, Jamaica y frutos del bosque. ¡Ambos muy ricos y bien servidos!

La comida vegana de El Jardín de Jazmín fue mucho más de lo que esperaba, ya que pude comprobar que este tipo de comida no se limita a ensaladas, sino que tiene bastantes opciones distintas, sanas y deliciosas. Platos como estos, son los que te abren los ojos para descubrir que salir de lo tradicional puede ser una muy agradable experiencia.

Calificación

0
Ubicación
 0/5 
Calidad del servicio
 0/5 
Variedad de la carta
 0/5 
Presentación del plato
 0/5 
Calidad de la comida
 0/5 
Relación precio/calidad
 0/5 
Protocolo de bioseguridad
 0/5 
Ambiente del lugar
 0/5 
Estacionamiento
 0/5 

Recomendación

Siempre estoy dispuesta a probar todo tipo de comidas, por lo que en esta ocasión le di una oportunidad a la comida vegana. El restaurante elegido fue El Jardín de Jazmín, un lugar en Miraflores del cual tenía muy buenas referencias.
TOP